Pasar al contenido principal
Love & Sex
HAY QUE RELATIVIZAR

Síndrome de la ruptura imaginaria: enterate de qué se trata porque te puede pasar

¿Ya te pasó de sentir unas ganas enormes de ponerte a llorar y no saber por qué? Te damos algunas pistas para entender algo que nos puede ocurrir a todas.

Por: Equipo de redacción

Te pasó alguna vez de estar tirada en el sofá de tu casa, escuchando una playlist de canciones románticas y ponerte a llorar sin parar? Seguramente la respuesta es que sí: te recuerda vagamente a algo, cuando tu ex te dejó y se fue.

Pero ahora vos no estás en plena depresión post ruptura, no estás con nadie en estos momentos, ni tampoco querés estarlo. Te sentís bien con tu trabajo, tus amigas y tu mundo está en equilibrio. Sin embargo, algo anda mal, porque de repente te sentís como Bridget Jones en pijama cantando “All by myself” y sólo tenés ganas de llorar y de sacar de adentro tuyo una tristeza que no sabés por qué la sentís.

Te sentís bien con tu trabajo, tus amigas y tu mundo está en equilibrio. Pero algo anda mal, porque esta noche te sentís como Bridget Jones en pijama cantando “All by myself” y solo tenés ganas de llorar y de sacar de adentro tuyo una tristeza que no sabés por qué la sentís.

En realidad, no sabés bien qué es lo que estás sintiendo, ni tampoco si es algo del pasado o que está por venir. Llorás recuerdos o fantasías, historias que terminaron mal o que nunca existieron... ¿Por qué te pasa esto? Porque el síndrome de la ruptura imaginaria te agarró de sorpresa. Es un estado secundario, dentro del cual una se dice que le puede tocar vivir cosas en la vida, pero que un día u otro van a terminar afectándote. Porque el amor perfecto, sin peleas ni angustias no existe. Y en algún momento te llega este desahogo.

Todo alrededor tuyo te “invita” a pensar de esta manera: las canciones de amor que hablan de separaciones, las parejas que creías sólidas y que se desintegran, tus amigas que lloran sobre tu hombro...

¿Y si te pasara a vos? Vos también lo sufrirías. Pero una vez que la playlist se terminó y te secaste de tanto llorar y meditar sobre lo que pudo haber sido y no fue, te ponés a mirar todo con perspectiva. Y te das cuenta que en la vida, hay que arriesgarse y vivirla, porque no te queda otra que intentarlo, esperar, probar... en definitiva, vivir la vida.

¿Te pasó alguna vez de sentir el síndrome de la ruptura imaginaria?

Seguí leyendo...

Qué revela tu posición para dormir de tu relación

7 hábitos de personas con inteligencia emocional

4 tips para despertarte hecha una reina cuando él se queda a dormir

FASHION TV EN VIVO

SEGUIR LEYENDO