Pasar al contenido principal
Love & Sex
la que manda sos vos

Posiciones estratégicas para llegar al máximo placer

Hoy a la noche tomá las riendas en tu habitación y practicá estas 3 posiciones estratégicas de placer: van a ser tus preferidas.

Por: Equipo de redacción
Miércoles 23 de Julio de 2014

Los expertos en sexo- sumado a nuestra propia experiencias- ya aseguraron que para que las chicas lleguemos al orgasmo es necesario que esa pequeña zona erógena, la más sensible de nuestro cuerpo, esté bien atendida y estimulada. El problema es que no todas las posiciones sexuales generan ese roce tan placentero y necesario para el placer femenino. Por eso, te recomendamos X posturas sexuales, que podés probar hoy mismo, que te van a llevar al placer máximo y que no vas a querer dejar de practicar.

Postura dominante: dejá que él se recueste y subite encima como si estuvieras a punto de galopar. Si colocás tus manos sobre su pecho vas a poder moverte a tu gusto y tener todo el control sobre los roces que se van a generar entre tu parte sensible y tu chico, que además va a tener frente a sus ojos un espectáculo que le va a encantar. Otra variante es la posición de “doma” y consiste en que él se siente en una silla y vos te sientes encima, abrazándolo con piernas y brazos. Lo bueno es que él llegará mucho más profundo y vos podés aprovechar para acariciarte y llegar mucho más rápido al éxtasis.

dejá que él se recueste y subite encima como si estuvieras a punto de galopar. Si colocás tus manos sobre su pecho vas a poder moverte a tu gusto y tener todo el control sobre los roces que se van a generar entre tu parte sensible y tu chico

De costadito. Podés hacerlo mirándolo o de espaldas, una típica cucharita hot. La que más te va a gustar es la segunda. Además de permitirle a él llevar las riendas por un rato (le podés pedir que te sostenga del cuello y volverlo loco), puede generarse un interesante roce e inclusive un excitante trabajo sobre el punto G. Las caricias externas son un complemento que te va a dejar en las nubes.

Misionero: que sea clásica no le quita lo divertida, si la disfrutás estratégicamente. Si tenés la suerte de que tu chico tenga habilidad para mover su cadera, puede lograr un roce muy interesante que te va a encantar, pero sabemos que esto no siempre sucede. El secreto está en tus habilidades de elongación: abrí bien las piernas y flexionalas de modo que tus rodillas lleguen a tus hombros. ¿Resultado? Fricción sexy y profundidad máxima asegurada.

Ya sabés: es hora de que pongas las manos a la obra en pos de tu propio placer: ¿qué esperás para empezar a practicar?

SEGUIR LEYENDO