Pasar al contenido principal

La pareja y los amigos: ¿reclamo eterno o posible balance?

Te dejamos algunos consejos para que puedas enfrentar junto con tu pareja esta situación.

Por: Equipo de redacción
Sábado 30 de Diciembre de 2017

Cuántas veces escuchamos reclamos como: “Haces más planes con tus amigos que conmigo”? La realidad es que no se trata de una competencia, sino de poder registrar cómo te sentís con esa situación. Sabemos que cada pareja es un mundo, hay relaciones en las cuales este tema no tiene tanto peso ya que ambos se sienten a gusto con su estilo de vida social, pero la verdad es que cuando esto no sucede y uno de los dos no está conforme, se empieza a crear una tensión que podría desencadenar en un quiebre de la relación.

En general, más que celos de los amigos, es la sensación de no sentirnos elegidos por el otro y lo relacionamos con la creencia de considerar que uno no es lo suficientemente importante en la vida del otro. Esto no siempre es así sino que tiene que ver por un lado con la manera de relacionarse de cada uno y, por otro, con lo que cada uno considere necesario para sentirse amado. Así, el conflicto se vuelve cada vez más complejo debido a que es muy difícil lograr establecer los límites de cada uno y más difícil aún, detectar qué es lo que puede afectar al vínculo.

Si ambos no lo logran llegar a un acuerdo al respecto, muy difícilmente puedan preservar la pareja. Entonces, ¿Qué debemos considerar al momento de enfrentar juntos esta situación?

#1 Corrernos del enojo: enojarte no tiene ningún fin productivo ya que no soluciona el conflicto y tampoco va a hacer sentirte mejor con vos misma. Aprender a construir un diálogo en el que ambos puedan escucharse para poder barajar opciones frente a este conflicto.

#2 La empatía: poder ver lo que le pasa al otro, permite hablar sobre lo que tiene cada uno y trabajar en lo que está afectando el vínculo, evitando no concentrar la atención y la energía en quién tiene razón sino en cómo solucionarlo.

#3 No insistir en cambiar al otro: nadie tiene la verdad absoluta, creer que la otra persona está equivocada y sólo nosotros sabemos cómo debe funcionar la pareja es un error muy común. A veces hay que entender que el otro no es compatible con lo que nosotros esperamos de la relación.

#4 Tomar decisiones: una vez que lograron expresar lo que cada uno siente frente a esta situación pero no logran llegar a un acuerdo intermedio en el que ambos se sientan cómodos, van a tener que decidir si van a elegir una relación con la tensión conflictiva permanente de este tema.

Sabemos que no se trata de un conflicto insalvable e incluso hay veces que este tipo de situaciones surge cuando la pareja va construyendo sus propios límites y es parte de su crecimiento. Al mismo tiempo cabe aclarar, que es sano darse cuenta cuánto repercute en tu vida afectiva lo que hace el otro y hasta donde uno puede aceptarlo. Hay veces que no se trata de desamor, sino que la otra persona no es capaz de darnos lo que deseamos para nuestra relación y si eso no te hace sentir feliz y plena, deberías realizar un cambio para encontrar lo que querés para tu vida. Como dice el dicho: “soltar duele, pero insistir en lo que no nos hace feliz, duele más”.

SEGUIR LEYENDO