Pasar al contenido principal
Lifestyle
FTV LIFESTYLE | AÑO NUEVO

¡Nada de agüeros para el 2018!

Un nuevo año nos da la oportunidad de hacer un balance y de proyectar nuestros deseos para el año que viene. Sigue estos pasos y empieza el año con una nueva actitud.

Por: Equipo de redacción
Viernes 15 de Diciembre de 2017

Los agüeros nos ponen a desear pero no nos llevan a la acción ni nos dan una idea clara de lo que podemos llegar a hacer y de lo que esperamos para nosotros en el año que viene. Anímate a seguir cada uno de estos pasos para que 2018 tenga realmente un propósito.

Suelta ataduras.
Busca un lugar en el que estés sola. Tómate un momento para escribir una lista de todo lo que en este año te impidió estar tranquila y no te dejó ser feliz. Luego lee la lista en voz alta y a medida que lo haces tacha todas estas palabras para eliminarlas del 2018.

Ten presentes tus prioridades.
Asígnale un valor a cada una de las cosas que te gustan, que te identifican y que sabes que no puedes descuidar. Plantéate una nueva rutina diaria en la que incluyas cada una de estas actividades y no postergues su inicio. Algunas de ellas pueden ser: hacer ejercicio o practicar algún deporte específico, leer, escribir, cocinar tus propios alimentos para no pedir domicilios, entre otros.

Busca un cómplice.
Cuéntale a alguien “ese” proyecto que quieras lograr, “eso” que no te atreves a hacer y “esa” conversación que no quieres tener. Habla abiertamente con tus amigos, escoge a quien más cercano esté a uno de tus intereses y conviértelo en quien te ayude a lograr tus metas.

Escribe un listado de cosas pendientes por hacer. Todos los años nos dejan pendientes, convierte los de este año en “statements” que regirán el año que comienza. Es importante que para escribirlos uses verbos y hables en términos de acciones, algo así como: viajar en vacaciones, ir a controles médicos, tomar clases de baile o idiomas, salir frecuentemente con tu pareja o visitar a los amigos.

Empieza a ahorrar y convierte cada día en un indicador de ahorro. Ahorrar no es simplemente guardar dinero, sino modificar tus hábitos para lograr mejoras que no te generen más gastos de los habituales y necesarios. Tomar agua embotellada en casa te evita tomar gaseosas, algo que ayuda a tu salud e impacta en tu presupuesto, cocinar tus propios alimentos los fines de semana, te garantiza una mejor alimentación y te evita gastos en restaurantes o domicilios. Ten siempre presente que todo lo que impacta favorablemente en tus hábitos, se refleja en tu salud y en tu calidad de vida.

 

¡Recuerda: no hay nada más fuerte que un propósito y la convicción de saber que puedes llevarlo a cabo!

 

Redacción

Mónica Vásquez

SEGUIR LEYENDO