Pasar al contenido principal

Descubrí el primer espacio de coworking y coaching de moda en Argentina

Te invitamos a conocer la nueva tendencia de trabajo del rubro textil que permite adaptar costos, tiempos y formatos a la escala de cada marca.

Por: Equipo de redacción
Viernes 15 de Diciembre de 2017

En el corazón de Barracas, Distrito de Diseño porteño, se encuentra el Centro Metropolitano de Diseño (CDM). Allí, funciona el primer espacio de coworking & coaching textil creado para cambiar el paradigma vigente de producción en la industria de la moda local. Hace 10 años su creadora, Carolina Gaitán Montoya, llegó al país desde Colombia para estudiar Diseño de Indumentaria en la Universidad de Belgrano. Ya graduada y con su plan de negocios La Cortesana, una marca de outfits femeninos para ocasiones especiales, en marcha, se dió cuenta de todos los obstáculos y conflictos que presentaba el sistema de producción de prendas para emprendimientos de pequeña a mediana escala.

“Uno de mis intereses iniciales fue conocer las particularidades de cada etapa del proceso, desde la moldería y el corte hasta la confección de muestras y colecciones. Así, fui vivenciando lo caótico que es, para un diseñador, llevar adelante su visión creativa. Porque, aquí, todas las instancias se manejan por separado. Entonces, una tiene que lidiar individualmente con los modelistas, los muestristas, los costureros y los terminadores. En teoría, deberían transcurrir 15 días entre cada tarea, que ya de por sí es muchísimo, pero en la realidad los tiempos se dilatan y pueden llegar a los 30 días. Me encontré, pues, con que pasaban tres meses y no tenía ni siquiera un prototipo”, describe.

Además, también vio que la mayoría tenía problemas similares. Fue así, como decidió involucrarse y meterse de lleno en la creación de un espacio aplicando al concepto de coworking en el rubro de la producción textil. Una vez que tenía el proyecto, se lo presentó al Centro Metropolitano de Diseño, donde funcionan escuelas de oficios de indumentaria, marroquinería y alta costura.

De esta manera, en 2015 nació La Cortesana Coworking Textil: un taller boutique a puertas abiertas donde pueden trabajar entre 12 y 15 personas al mismo tiempo, dándoles la posibilidad de desarrollar proyectos individuales o grupales. La contratación del espacio y de las máquinas operadas por especialistas se realiza por hora, permitiendo que el espacio se adapte en tiempos y formatos a la escala de cada marca. En el mismo espacio, también podemos encontrar el servicio de coaching textil que consiste en cronometrar el proceso de confección integral, desde el molde hasta la muestra, haciendo posible estimar los cotos reales de producción.

Sumar, colaborar, sostenerse, potenciar, exponerse, compartir, son acciones y verbos que a diario muchos diseñadores utilizan para poder avanzar con sus propuestas. Las experiencias de diseño en un espacio común es la alternativa de muchos creativos que buscan unir fuerzas y potenciarse. Y no sólo diseñadores independientes han sido beneficiados con La Cortesana Coworking Textil, sino que marcas como Rip Curl, Giesso, Vero Alfie y Cher ya se acercaron al CDM para conocer de modelo alternativo de negocio.

SEGUIR LEYENDO